Yo

Y yo es, soy, algo (un alguien inmensamente pequeño) , ¡evidente!, mucho más sencillo:
Me llamo Fructuoso Mangas Ramos, natural de esa espléndida raíz celta que se llama Yecla de Yeltes, en la provincia de Salamanca. Aquí, ya en la ciudad, estudié aquellos antiguos cursos de humanidades, hice después los correspondientes cursos y grados de Filosofía y de Teología en la Universidad Pontificia y, ya sacerdote diocesano, cursé los estudios de Lenguas Clásicas.

He estado de cura en la parroquia de San Pablo, en la ciudad de
Salamanca, durante nueve años y desde 1973 estoy en la parroquia
de La Purísima, de esta misma ciudad y en una de las iglesias más
bellas que pueden verse, según el admirado decir de los que la visitan.
Además durante estos treinta y ocho años -¡y los que vengan!- han sido
muchos los trabajos y los días dedicados a otras muchas labores de
toda clase y condición.
Y esta Web es mi penúltimo trabajo.
Con ella no pretendo nada - ni dictamen, ni conclusión, ni
estudio teológico, ni casi nada - únicamente levantar la voz en
honor y favor de Aquél a quien busco
cada día como raíz y cima de la vida.
Que no es poco...
Y si merece la vida, también merece una pequeña Web como ésta.
Y éste soy yo.

Se trata de una página WEB muy personal, sin más intención que la de comunicar algunos
sentimientos, personales claro está, sobre Dios, escuchando el eco de los pasos de otros que a lo largo del tiempo lo han buscado. Es una cuestión personal. Por ese carácter personal y además personalizado de la página me presento y lo hago hasta con fotografía.

Y mirándome a mí mismo y mirando a la gente que conozco y a todos los que no tengo el placer de conocer... vuelvo a Dios la mirada, miro su rostro y preparo esta página, que por eso se llama

AL ROSTRO DE DIOS

Y confieso agradecido aquello que, con toda razón, confesaba Hugo Múgica:

No se puede decir dios sin decir yo,
valga esto como advertencia y como confesión.
Tampoco dios puede decirse sin decirnos,
valga esto como gratitud.

Pues lo mismo; más modestamente, pero lo mismo.