PIMPOLLO:
No carece de razón que sea éste el primer nombre; porque en él, como veremos, se toca en cierta manera la cualidad y el orden del nacimiento de Cristo y de su nueva y maravillosa generación; que en buena orden, cuando de alguno se habla, es lo primero que se suele decir...
FACES DE DIOS:
Y para decirlo en una palabra, decimos que Cristo hombre es Faces y Cara de Dios, porque como cada uno se conoce en la cara, así Dios se nos representa en Él y se nos demuestra quién es clarísima y perfectísisimamente.

CAMINO

Por manera que Cristo es el Camino Nuestro y el que anda también el camino; porque anda Él andando nosotros o, por mejor decir, andamos nosotros porque anda Él y porque su movimiento nos mueve.
Y así Él mismo es el Camino que andamos y el que anda clon nosotros y el que nos incita para que andemos.
PASTOR
Verdaderamente es así, que todas aquellas cosas que hacen para la felicidad de los hombres, que son diferentes y muchas, Cristo principalmente las ejecuta y las hace; que Él nos llama y nos corrige y nos lava y nos sana y nos santifica y nos deleita y nos viste de gloria. Y de todos los medios de que Dios usa para guiar bien un alma, Cristo es el merecedor y el autor.
MONTE
Cristo nuestro Señor, no sólo en cuanto Dios, mas también según que es hombre, es un Monte y un amontonamiento y preñez de todo lo bueno y provechoso y deleitoso y glorioso que en el deseo y en el seno de las criaturas cabe, y de mucho más que no cabe.
PADRE DEL SIGLO FUTURO
De manera que hizo Dios a Cristo Padre de este nuevo linaje de hombres; y para hacerle Padre puso en Él todo lo que al ser Padre se debe: la naturaleza conforme a los que de Él han de nacer y los bienes todos que han de tener los que en esta manera nacieren; y, sobre todo, a ellos mismos los que así nacerán, encerrados en Él y unidos con Él como en virtud y origen.
BRAZO DE DIOS
Vista la forma y facilidad, y, si conviene decirlo así, la destreza con que Dios por Cristo proveyó a todo y lo hizo como de un golpe, quedará manifiesta la grandeza del poder de Dios, y la razón justísima que tiene para llamar a Cristo Brazo suyo y valentía suya.
REY DE DIOS
Mas Dios que, no sin justísima causa llama entre todos los demás reyes a Cristo su Rey, y que quiso hacer en él un Rey de su mano que respondiese perfectamente a la idea de su corazón, halló, como es verdad, que la primera piedra de esta su obra era un ánimo manso y humilde, y vio que un semejante edificio tan soberano y tan alto no se podía sustentar sino sobre cimientos tan hondos
PRÍNCIPE DE LA PAZ
Él nos libertó de la codicia y del miedo y nos aquietó y pacificó cuanto hay de enemigo y de adverso en la tierra; y el gozo y el reposo y el deleite de su divina y riquísima paz Él nos le dio, el cual es la fuente y el manantial de donde nace, y su autor único, por donde con justísima razón es llamado su Príncipe de la Paz.
ESPOSO
Es muy digna de considerar la maravillosa blandura con que ha tratado Cristo a los hombres; que con ser nuestro Padre, y con hacerse nuestra Cabeza y con regirnos como Pastor, y cuidar nuestra salud como médico, y allegarse a nosotros, y ayuntarnos a sí, con otros mil títulos de estrecha amistad, no contento con todos, añadió a todos ellos aqueste ñudo y aqueste lazo también, y quiso decirse y ser nuestro Esposo.

Y QUINCE:
¿Qué título, personalmente, le das a Jesús?
Envíalo explicando muy brevemente razones y referencias, tu opinión se publicará próximamente en esta página. Muchas Gracias.

info@alrostrodedios.com

 

 

Muchas obras, antiguas y nuevas, van ya sobre los nombres de Cristo y sin duda alguna la de Fray Luis de León es una de las más bellas. Le pido al visitante que en este caso, además de reparar en el contenido que es hondo y rico, admire especialmente la belleza de cada frase y la sorprendente propiedad de cada palabra. El deleite está servido.

Textos de Fray Luis de León en Los Nombres de Cristo.

Y deseando yo ahora escribir alguna cosa que fuese útil al pueblo de Cristo, hame parecido que comenzar por sus Nombres, para principio, es el más feliz y de mejor anuncio...
Porque son estos Nombres como unas cifras breves, en que Dios maravillosamente encerró todo lo que acerca de esto el humano entendimiento puede entender y le conviene que entienda...
Era por el mes de junio, a las vueltas de la fiesta de San Juan, al tiempo que en Salamanca comienzan a cesar los estudios, cuando Marcelo... se retiró, como a puerto sabroso, a la soledad de una granja que, como V.M. sabe, tiene mi monasterio en la ribera del Tormes.

Catorce nombres más
el que cada uno añada