Son ocho palabras, casi nada entre tantas a lo largo de veinte siglos. He intentado recoger ocho que sean muy distintas y desde puntos de vista diferentes. Así es más fácil que al visitante le pueda interesar alguna entre tan pocas.

Sois piedras del templo del Padre... levantadas a lo más alto por la palanca de Jesucristo, que es la cruz, actuando como cuerda el Espíritu Santo. San Ignacio de Antioquía

La divina sustancia es forma sin materia, y por ello es uno y es lo que es; lo demás no es lo que es. Boecio

Eres, pues, tú, Señor Dios, el que eres madre. San Anselmo

Cualquier palabra que sepamos pronunciar sobre Él, es más bien una negación acerca de lo que Dios no es, en vez de ser un enunciado de lo que es... Vale mucho más callar sobre Dios que hablar sobre Él. J. Eckhart

Por consiguiente es necesario llegar a un primer motor que no sea movido por nadie; y éste es el que todos entienden por Dios. Tomás de Aquino

Ante nosotros se define un Centro cósmico universal donde todo desemboca, donde todo se explica... Y es en este polo físico de la evolución universal donde es necesario, en mi opinión, situar y reconocer la plenitud de Cristo. P. T. de Chardin

El que habla de Dios sin sentirse afectado por Él, ya ha perdido en el fondo a Dios.
W. Kasper

No podemos limitarnos a callar sobre Dios; sólo se puede callar realmente después de haber hablado. K. Rhaner

 

 

 

Ocho teólogos