Diez palabras
ligeramente distintas

Son diez poetas -¿o diez profetas, aunque sean menores?- y por eso sus palabras son ligeramente distintas de las habituales en la boca de los hombres. Sus rostros tienen un "algo", un no sé qué de diferente, como si poseyeran una luz especial en sus ojos para ver mejor y más hondo...
Por eso de ellos nos han llegado las más bellas palabras jamás dichas ante Dios y sobre Dios. Son sólo diez, aunque podrían ser diez mil.

   
1.
Así voy yo, borracho melancólico,
guitarrista lunático, poeta,
y pobre hombre en sueños
siempre buscando a Dios entre la niebla


A. Machado
2.
¡Cante, Señor, perpetuamente cante,
ruede en tus aires, gire en tu hermosura!.


C. Bousoño
3.
Y sigo, muerto, en pie. Pero te llamo.
a golpes de agonía. Ven. No quieres.
Y sigo, muerto, en pie. Pero te amo.

M. Hernández

4.
Como rota, Señor, mi sangre suena
en soledad de Ti, de Ti en costumbre:
llenos de Ti mis huesos, pero humanos.

L. Panero

5.
Así, de ojos a los ojos, fluye eterno:
alárgame en tu Ser,vuelve a la tierra.

C. Conde

6.
Sí, ámame, abrásame, deshazme.
Y sea yo isla borrada de tu océano.

D. Alonso

7.
Si me hiciste, Señor, de barro tierno,
de húmedas albas silenciosas,
¿cómo no dar, por mi terrestre invierno,
la más perfecta de tus rosas?.

J. Hierro

8.
Alabad al Señor, lenguas de yerba
y rosales del estío, ya sin rosas.
Alabad al Señor, vientos clarísimos
y arenas de las playas.

L. F. Vivanco

9.
No se me olvide,
nunca
se me olvide:
A Dios no podré asirlo
Dios mediante.

M. Benedetti

10.
Dios vacío, Dios sordo, Dios mío,
lágrima nuestra, blasfemia,
palabra y silencio del hombre,
signo del llanto, cifra de sangre,
forma terrible de la nada,
araña del miedo,
reverso del tiempo,
gracia del mundo, secreto indecible,
muestra tu faz que aniquila,
que al polvo voy, al fuego impuro.

O. Paz